• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
678 569 619

Eliminación de avispas en Nules



Flitcontrol Avispas

Avispas

En Flitcontrol saben que son numerosas las especies de avispas que pueden llegar a encontrarse en ciudad. Inicialmente, resulta preciso considerar que se trata de insectos beneficiosos, aunque a veces hay que proceder a la eliminación de avispas de lugares donde hay muchas o pueden resultar una amenaza para la gente. Por eso, Flitcontrol se encarga en Nules de mantener los niveles y cantidades de avispas controlado.

Por su carácter omnívoro, las avispas contribuyen a la eliminación de residuos alimentarios y son capaces de depredar a otros insectos potencialmente dañinos. El problema de las avispas en ciudad está relacionado con:

  • las avispas pueden picar (repetidamente) y lo hacen agresivamente si se las molesta;
  • ciertas personas son hipersensibles (alérgicas) al veneno de la avispa y, una picadura, puede desencadenas un shock anafiláctico grave;
  • ciertas especies (avispas «sociales») se estructuran en sociedades (avisperos) que pueden englobar a miles de individuos;
  • picaduras en momentos especiales (conducción vehículos), esta situación requiere el suficiente sentido común y diligencia para mantener el ser humano y sus construcciones en una cierta lejanía respecto a las avispas sociales.

Biología y hábitats

Las avispas sociales son insectos de metamorfosis completa que presentan un curioso ciclo vital. Como en el caso de hormigas o termitas, forman sociedades estructuradas con división de trabajo («castas»). Este ciclo vital comienza cuando una «joven reina» fecundada que ha sobrevivido al invierno (es criada al final del otoño anterior), emerge al inicio de la primavera siguiente para formar un nuevo avispero propio.

Inicialmente, ella se encarga de construir ese avispero (normalmente en un sitio nuevo). En el momento en el que empiezan a emerger nuevas obreras, estas retoman el trabajo y la reina solo se dedicará a partir de ese momento a poner nuevos huevos. Durante toda la primavera y el verano el avispero seguirá creciendo. En estos momentos, ya puede haber problemas porque el número de avispas puede ser muy importante.

Con el otoño, llega el declinar del avispero, las avispas están muy «nerviosas» y ahora se dedican a cuidar a una casta muy especial, la de las nuevas jóvenes reinas que deben asegurar la continuidad –al año siguiente– de la especie. Las obreras no sobreviven el invierno y mueren con las primeras heladas invernales.

Diagnóstico

Como ha sido citado, las avispas se identifican con cierta facilidad debido a su aspecto y a su peculiar colorido (normalmente alternando bandas amarillas o blancas y negras en el abdomen). Es preciso considerar que la presencia esporádica de alguna avispa no suele ser problemática. De hecho, su presencia ocasional cercana a piscinas, resulta difícilmente evitable.

Lo importante es diferenciar ese «merodeo» ocasional con la presencia cercana de un avispero que requeriría su pronta localización y su eliminación profesional. En este sentido, debe alarmar la presencia de varias avispas saliendo o entrando en orificios en suelo (tierra), huecos de árboles o en paredes (usualmente de ladrillo visto) u oquedades (huecos de persianas, tuberías metálicas, etc...). En ocasiones, las avispas forman nidos visibles (esféricos) en árboles. Especial diligencia se requiere para evitar presencia de avisperos en proximidad de entornos sensibles tipo colegios o guarderías, áreas infantiles de juego, etc...

Prevención y control

Son de aplicación en este caso muchos de las recomendaciones y consejos incluidos en la ficha de control integrado de plagas. Condicionada por su peculiar biología, la prevención frente a avispas se basa fundamentalmente en:
  • extremo cuidado en la gestión de residuos (basuras) y limpieza regular de papeleras y contenedores;
  • reparar (sellar) todas aquellas grietas, fisura, «pasa-tubos», etc.;
  • que pudieran permitir el acceso de estos pequeños insectos al interior de las cámaras de aire (espacios entre fachadas y tabiques internos) donde las avispas gustan de formar sus avisperos;
  • extremar la conservación de columpios y estructuras metálicas en entornos sensibles (marquesinas de patios de colegios, estructuras deportivas, etc.);
  • evitar encharcamientos y proteger depósitos de agua;
  • de existir árboles frutales, retirar rápidamente la fruta sobre madurada.
Otras medidas adicionales, por razones de obvia seguridad, consisten en la retirada y eliminación de avisperos, que solo debería ser realizada por profesionales experimentados. Se desaconseja totalmente el empleo de medios caseros tipo combustibles, etc... Que pueden poner en peligro a la propia persona que interviene y al entorno inmediato.